Una persona inteligente es aquella que posee la capacidad de aprender, comprender y resolver problemas. Sin embargo, la ciencia nos ha demostrado que si la emoción es muy intensa no nos permite pensar con claridad y por lo tanto nos incapacita a tomar buenas decisiones y a no poder resolver los problemas con éxito.

 

¿Qué es la inteligencia emocional?

Según Daniel Goleman, reputado científico y autor de numerosos libros, la define como el conjunto de habilidades que se basan en reconocer sentimientos propios y ajenos los cuales nos servirán de guía al pensamiento y al comportamiento.

¿Cómo es una persona emocionalmente inteligente?

Es aquella que tiene la capacidad de automotivarse, de ser empático, de superar decepciones, etc. Quienes poseen este tipo de competencia tienen más posibilidades de experimentar la satisfacción y bienestar y esto significa que no solo van a estar mejor consigo mismas si no que serán más eficaces en su trabajo, la cual cosa es muy positivo para las empresas en donde trabajan.

Son muchos los estudios que demuestran que los empleados más productivos son aquellos que están satisfechos con sus vidas y poseen un buen nivel de bienestar. En la vida nos encontraremos momentos complejos, difíciles y súper difíciles y solo mantendremos nuestra productividad (efectividad y eficacia en las tareas que realicemos) si somos capaces de regularnos emocionalmente. Lo que significa aprender a manejar nuestras emociones de forma adecuada.

 

¿Cómo puedo manejar mis emociones?

  • Escucha y observa tu cuerpo, de esta manera podrás identificar y sentir la emoción.
  • Conecta y toma conciencia de todas tus emociones e incluso de las más escondidas.
  • Aprende a regular las emociones para que no te perjudiquen.

 

2 cualidades para ser un grande

Creatividad: no siempre va ligada a ser habilidoso en ámbitos relacionados con el dibujo o tareas manipulativas sino que está presente en cualquier lugar. Podríamos decir que ser creativo es la capacidad que tenemos de optimizar el conjunto de recursos humanos y económicos de los que disponemos. De esta forma, una persona con recursos económicos que supera la prueba de hacer comida para 7 personas la podemos considerar como creativa.

Proactividad: seguro que en tu entorno hay alguien que va un paso por delante de los demás. Probablemente no es más inteligente ni está más formado que los otros pero es capacidad de analizar las circunstancias, anticiparse a ellas y transformarlas. Este tipo de personas son capaces de valorar lo que puede pasar, prever los riesgos y las oportunidades de las decisiones a tomar y buscar nuevas fórmulas para ejecutar, a pesar de que las circunstancias no sean favorables.

 

Si quieres convertirte en una persona emocionalmente inteligente o quieres incorporar a tu equipo de trabajo figuras de este tipo contacta con Tu Giro Positivo.